COMPORTAMIENTO

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad ( TDAH)

Es un trastorno de causa poco clara, probablemente con la intervención de factores genéticos y ambientales, en el que existe una alteración a nivel del sistema nervioso central, manifestándose mediante un aumento de la actividad, impulsividad y falta de atención, y asociándose con frecuencia otras alteraciones.

El factor genético está demostrado, puesto que el TDAH es 5-7 veces más frecuente en hermanos y 11-18 veces más frecuente en hermanos gemelos. Se han descrito varios genes posiblemente implicados.

El TDAH es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales en la edad infantil.

Afecta a 3-5% de niños, es decir, uno por aula escolar, predominando en varones con una proporción de 4 niños frente a 1 niña.

Los niños con TDAH son muy "movidos" e impulsivos, y tienen problemas para prestar atención y para concentrarse. Aún a pesar de intentarlo, son incapaces de escuchar correctamente, de organizar sus tareas, de seguir instrucciones complejas, de trabajar o jugar en equipo. El actuar sin pensar (la conducta impulsiva) provoca problemas con padres, amigos y profesores. Suelen ser niños inquietos, siempre en movimiento, incapaces de permanecer sentados mucho tiempo o con una constante inquietud (que se ve en tamborileo de dedos, movimiento constante de los pies o las piernas, etc.).

El TDAH afecta negativamente al rendimiento de estos niños en el colegio, así como a otros aspectos de su vida familiar y social.

Son manifestaciones de una conducta hiperactiva:
" Estar en constante movimiento,
" Incapacidad para permanecer sentado mucho tiempo,
" Correr o trepar por sitios o en momentos inapropiados,
" Hablar en exceso,
" Jugar muy ruidosamente,
" Estar en actividad constante,
" Contestar antes de que termine la pregunta,
" Ser incapaz de esperar el turno en las colas o en actividades,
" Interrumpir sin justificación a los demás.
Las tres bases imprescindibles del tratamiento son:
" 1. Información exhaustiva a padres y profesores.
" 3. Tratamiento farmacológico.
" 2. Tratamiento psicopedagógico.

El tratamiento habitual es mediante psicoestimulantes, que mejoran la liberación de noradrenalina y dopamina.

Como tratamiento natural , la exposición a ambientes naturales puede ser eficaz en la reducción de la sintomatología de los niños con TDAH. Si bien el tratamiento farmacológico es eficaz en la mayoría de estos pacientes, otros no responden o no lo toleran. En el primer caso, el contacto con la naturaleza como parte de la rutina diaria podría aumentar los efectos de los fármacos y posiblemente disminuir las dosis. Un régimen regular de actividades en espacios verdes podría ofrecer el único alivio disponible.

El aporte de zinc y ciertos ácidos grasos esenciales como el aceite de pescado con omega 3 y aciete de onagra han resultado eficaces para mejorar la atención.

Evitar el azúcar y los conservantes alimenticios puede mejorar a los pacientes.